Si, quiero… una piel perfecta

Facebooktwittermail

Si, quiero… esta piel

Las novias siempre perfectas, guapas, con esa luz que ilumina su mirada y esa piel maravillosa.

Toda novia quiere estar radiante y perfecta el día de su boda, pero el trabajo para que eso suceda debe empezar mucho antes.
Lo primero que debes hacer es ponerte en manos de profesionales, tanto si quieres hacer algún tratamiento especifico como si quieres comprarlo y hacerlo tu misma en casa.

Debes valorar cuál es el problema a tratar, falta de luminosidad, poros abiertos, manchas, acné. Sea cual sea el problema debes buscar una solución adecuada que te permita que tu piel este recuperada para el día de la boda. Un tratamiento demasiado abrasivo puede no ser adecuado para este momento sino hay tiempo suficiente para la recuperación, ya que después de la boda  se suele hacer un viaje en el que en la
mayoría de los casos se dan baños de sol muy intensos. Así que lo único que debes hacer es empezar a pensar pronto en lo que quieres tratar.

 

Si la opción es que te lo hagan terceros, mira en tu ciudad algún sitio en el que confíes y que te hayan dado buenas referencias o puedas contrastarlas.

Pide una primera visita en la que puedas hablar de lo que te preocupe y que te den las diferentes opciones y te expliquen cada tratamiento, además de darte presupuesto.

 

Si no necesitas tratamientos que requieran profesionales que los hagan, puedes optar por acudir a un centro de belleza y asesorarte para comprar los productos adecuados y que te expliquen en que momento debes utilizarlos.

Para afinar tus poros y limpiar la piel en profundidad quitando células muertas, puedes optar por diferentes tipos de exfoliantes dependiendo de tu piel y tu problema. Escoge bien si necesitas exfoliantes de grano gordo, fino o del tipo químico que no llevan granulo.


Estos tratamientos debes utilizarlos una vez a la semana de manera habitual, pero si no los has hechos nunca lo ideal es que empieces al menos un mes antes de la boda.

Lo ideal es que después de haber limpiado en profundidad la piel con el exfoliante pongas una mascarilla especifica para el problema que quieras tratar, ya sea hidratante, regenerante, de limpieza, reafirmante. Algunas de ellas se deben poner una vez a la semana y dejarlas actuar entre 10 o 15 minutos, otras de ellas puedes dejarlas toda la noche.

 

Debido a que esos días el nerviosismo aumenta, las ojeras y bolsas pueden empeorar, así que pon un contorno descongestionante y para que sea aun mas efectivo puedes tenerlo guardado en la nevera para que el frio aumente la acción drenante del producto.

 

Y no te olvides de tus labios, pon cada noche un buen tratamiento para hidratarlos y nutrirlos, y también puedes ayudar con el exfoliante unos días antes de la boda para que ese día estén más jugosos.

 

Y claramente haz lo mismo con el resto del cuerpo, exfoliantes, hidratantes y si optas por coger algo de color, valora entre tomar uva, sol o ponerte autobronceadores, al igual que en el rostro valora lo que más te conviene y pide asesoramiento.

 

Así ese día estarás radiante y perfecta, pero ya sabéis lo que digo siempre y más aun en el día de tu boda;

El mejor maquillaje es tu sonrisa

 

 

Facebooktwittermail